jump to navigation

La Gestión de la Dependencia: “Made in Spain” 30/09/2012

Posted by alopezdelval in Sociosanitario.
Tags: , , , , , , , , , ,
2 comments

Este es probablemente el post que más me ha costado escribir, pues llevo descartados media docena de borradores, y mi sensación de confusión casi es la misma que cuando lo abordé.

Después de este tiempo tengo la sensación de que, primero, hay enorme confusión en muchos de los conceptos del llamado “cuarto pilar del Estado de Bienestar”, y segundo, estos conceptos y recursos acaban teniendo una relación directa entre los Sistemas Social y Sanitario, a pesar de que su abordaje se realice sistemáticamente desde el ámbito puramente social.

Cuando se promulgó la ley 39/2006 de “Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia”, muchos pensamos que era extraño que una Ley con este calado, y con unas consecuencias económicas verdaderamente incalculables en ese momento, no tuviera una memoria económica. Como alguien dijo en aquella época, ya se buscarán los fondos (es como decir que “alguien pagará”), y parece que el pagano fueron las autonomías a las que les cogió mirando para otro sitio.

Todo esto hace que este texto lo aborde finalmente en forma de telegrama, exponiendo diferentes aspectos, a veces inconexos, pero que todos tienen como trasfondo los Sistemas de Atención Social y Sanitaria.

  •  A fecha de hoy, 30 de septiembre de 2012, seis años después de la ley, el problema generado por esta sigue sin aclararse, como es la financiación. Y tengamos en cuenta que las Administraciones públicas del 2006 tenían superávit. Huelga recordar otra vez cómo estamos ahora.
  • Hoy día no hay mucho más de 1 millón de ciudadanos reconocidos como dependientes (otras cifras a uno de enero de 2012 indican sólo 750.000). Por ejemplo los dependientes moderados tendrán que esperar hasta el año 2015.
  • Hay, como no, 17 sistemas de atención a la dependencia, con criterios diferentes y con avances diferentes en su implementación.
  • La obtención de datos fiables en este sector, datos de cualquier tipo, es una odisea. Según el Informe sobre la Dependencia de la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS), se estima que en España hay 1,4M de dependientes, y se estima que la sustitución de cuidados familiares por servicios sociales (en personas mayores) costaría entre un 2,29% y un 3,79% del PIB (entre 25.000M€  y 40.000M€).
  • Estos datos, con nuestra demografía, lo único que van a hacer es crecer año a año.
  • La prestación por dependencia, en muchos casos, se ha convertido casi en la única entrada económica de familias en las que todos sus miembros están en paro. De hecho el 52% de las ayudas (prestaciones) concedidas son monetarias, cuando este era un mecanismo inicialmente excepcional. En España están identificados más de un millón de cuidadores no profesionales a personas dependientes.
  • En el año 2006 muchos profesionales o emprendedores vieron como una gran oportunidad la puesta en marcha de Servicios Sociosanitarios. Invirtieron cantidades de dinero en Centros de Día, remodelación de antiguas residencias, servicios de atención domiciliaria, de teleasistencia, etc. Un elevado porcentaje de estos servicios están ahora cerrados o en quiebra, habiéndose llevado por delante muchas empresas por la falta de conciertos con la Administración.
  • La Administración, en muchos lugares de España, ha preferido construir desde cero sus propios recursos sociosanitarios y dotarlos de plantillas públicas o semi – públicas antes que concertar con estas empresas privadas, siendo el coste de la gestión directa o semi – directa ostensiblemente superior al concierto directo por plaza.
  • Cuando hablo de gestión semi – directa me refiero a que en numerosas CCAA se gestaron Fundaciones sin ánimo de lucro, o incluso dependientes de la Obra Social de Cajas de Ahorros locales que, curiosamente, eran las adjudicatarias de la mayoría de los Concursos Públicos de Servicios Sociales. Algunas de estas Fundaciones son ahora empresas con miles de trabajadores con la que la empresa estrictamente privada no puede competir por carecer de subvenciones.
  • Las grandes empresas o grupos empresariales han podido “aguantar el tirón” por su volumen, y centrando la captación en ciudadanos privados, en su gran mayoría, pero con unas tasas de ocupación bajas.
  • El crecimiento de estos grupos ha sido más por oportunidades concretas que por planificación y estrategia. Muchos de los activos adquiridos en la fusión de grupos son inviables económicamente sin la participación pública.
  • Por otro lado la relación entre servicios sociales y sanitarios es directa, y se entremezclan ambos sistemas continuamente. Resulta paradójico que haya CCAA que sean Consejerías diferentes o, aunque sea la misma Consejería, no lleven una política común. El paciente sociosanitario está entrando y saliendo continuamente del Sistema Sanitario, y el Sistema Sanitario precisa “vaciar” sus hospitales de agudos de ciudadanos que ya no precisan este tipo de cuidados. La consecuencia es que recursos que deben atender patologías de alta complejidad, con recursos diagnósticos y terapéuticos avanzados y costosos, son usados en tratar patologías ya diagnosticadas tributarias de recursos y cuidados poco sofisticados y menos costosos.
  • En épocas de mayor demanda, por ejemplo epidemias de gripe, el 80% del recurso cama en hospitales de agudos pueden estar ocupados por pacientes crónicos.
  • Clásicamente se indica que España tiene carencia de camas hospitalarias, pero en la OCDE las camas de convalecencia y de crónicos están sumadas a las totales. No precisamos más camas de agudos, y sí de las otras tipologías.
  • Desde la empresa sociosanitaria se ha ofrecido a la Administración para reconducir a centros privados a enfermos crónicos y subagudos que ocupan camas en la red sanitaria. De esta posible simbiosis los hospitales de agudos podrían dar una asistencia más eficiente y se paliaría el problema de la baja ocupación en los centros privados.

Finalizo el post, y con muchas ganas después de darle tantas vueltas, con las siguientes conclusiones:

  1. Confusión constante, ausencia de cifras, conceptos difusos, competencias multicompartidas, falta de estructuras técnicas y de recursos. Estas sensaciones iniciales están en las antípodas de la palabra eficiencia.
  2. Según mi opinión, y parece que el tiempo ha dado la razón, la gestación de la llamada Ley de la Dependencia fue más un asunto político que técnico. Es muy probable que si la coyuntura económica no fuera la que es, la situación sería algo mejor.
  3. La empresa privada ha sido, en la mayoría de las ocasiones, ninguneada o excluida del sector, cuando tiene gran cantidad de recursos ya construidos o funcionantes.
  4. Hay una cierta “exclusión” entre el Sistema Sanitario y el Social (lo que no sé es quién excluye a quién), cuando están íntimamente ligados de modo bidireccional. Una buena planificación y gestión beneficia a ambos, y por ende, a los ciudadanos.
  5. Hay que aprovechar todos los recursos disponibles, todos, en el llamado “espacio sociosanitario”, para hacerlo más eficiente y poder dar más prestaciones en esta dura época económica.
  6. Es imprescindible generar el concepto de “convalecencia” o “subagudo” o como quiera llamársele. Este elemento liberará gran cantidad de recursos en hospitales de agudos (estas camas ni siguiera existen nominalmente en el Catálogo Nacional de Hospitales).

Cambios profundos en la gestión sanitaria en Valencia. La música suena bien. 29/09/2012

Posted by alopezdelval in Gestión Sanitaria.
Tags: , , , , , , , , , ,
4 comments

A través de @ArenasKray en su blog de Scoop.it “Gestión Sanitaria” [ver link], podemos leer la nota de la Generalitat de Valencia mediante la que se producen cambios muy relevantes en la Gestión Sanitaria de esta comunidad.

El modelo es denominado “gestión compartida” y tiene las siguientes características:

  1. No modifica la prestación del servicio: los ciudadanos serán atendidos por los mismos médicos en los mismos lugares.
  2. Consolida el estatus de los facultativos con posibilidades de mejora en sus retribuciones.
  3. Agrupa los Servicios Generales.
  4. Establece la Unidad Logística Sanitaria.
  5. Modelo de incentivos como estrategia de gestión.
  6. Gestión compartida de servicios complementarios.
  7. Creación de una Comisión Mixta en el modelo de gestión compartida.

De este modo:

  • Se agrupará la gestión de los servicios generales de todas las instalaciones sanitarias (seguridad, restauración, lencería y lavandería, mantenimiento, equipamiento, teléfono, etc.). Se incluye la tasa de explotación de los locales (quiosco, cafeterías, etc.). Se trata del primer contrato de gestión integral (horizontal: varios hospitales y vertical: todos los servicios) del sector público en España.
  • La gestión de los productos de logística de las instalaciones sanitarias se integrarán en un único contrato por cada provincia, con el objetivo de que progresivamente se cree una Unidad Central Logística (UCL) sanitaria para toda la Comunidad. Engloba el almacenamiento de materiales sanitarios, productos farmacéuticos y otros aprovisionamientos y distribución a centros de actividad.
  • Se proporcionarán a los equipos directivos las herramientas necesarias para detectar y solucionar las áreas de ineficiencia en la gestión.
  • Se complementará a los equipos directivos con conocimientos empresariales.
  • Habrá nuevos incentivos para el colectivo sanitario relacionados con una correcta gestión.  Así se prevé una nueva regulación de productividad que contempla cuatro subsistemas: productividad por cumplimiento de objetivos; por actividades que generen mayor eficiencia; por actividades fuera de la jornada establecida; y la productividad específica, que permite la incentivación del personal estatutario que presta servicios en áreas cuya gestión realiza un operador externo.
  • Se permiten los incentivos por resultados y que el profesional se implique en la sostenibilidad del sistema; que el equipo directivo tenga un apoyo permanente para mejorar la gestión sin perder su carácter público; y, por último, que el proveedor sea retribuido según objetivos.
  • Se hará una revisión global de contratos de gestión de servicios públicos de prestación sanitaria de carácter horizontal (transporte sanitario, ventiloterapia y terapia respiratoria, hemodiálisis y resonancias magnéticas), transformándolos en nuevos modelos con tarifa plana, con precios integrales por proceso o por usuario.
  • Para controlar el correcto funcionamiento del sistema se creará una Comisión Mixta, que tendrá funciones consultivas y fundamentalmente de integración y asesoramiento.
  • Este nuevo modelo supone menos áreas de gestión y contratos, lo que permite a la administración un mayor control de la gestión y reducción de gastos y supone un ahorro de 178.5 millones de euros para 2013 y 1.745 millones en 10 años.

 Indudablemente, como titulo el post, la música suena bien, ahora hay que escuchar la letra.

Estos son cambios que muchos llevamos tiempo reclamando y que, por primera vez, un Gobierno Autonómico hace de modo general. Y posiblemente es lógico que se produzca en la Comunidad Valenciana porque allí, especialmente y estructuralmente, su parca financiación hace que tengan que aplicar medidas más contundentes.

Sobre este cambio me gustaría hacer las siguientes consideraciones:

  • La bata blanca sigue siendo de gestión directa pública, lo que intenta paliarse con los cuatro tipos de objetivos mencionados. Es muy interesante que se rompa el igualitarismo en los salarios públicos y que a quien trabaje más y mejor esté mejor retribuido.
  • Técnicamente y además en el marco de la función pública no será fácil establecer este conjunto de incentivos. Hay que conjugar los objetivos individuales, por servicio y por hospital, pues la suma de todos ellos debe repercutir en el incentivo individual.
  • Los objetivos fuera de jornada establecida podrían recordar a las “peonadas”.
  • Externalizar todo lo “no sanitario” me parece una medida extraordinariamente coherente, con dos matices. La problemática de la absorción del personal estatutario por parte de las empresas concesionarias y la masa salarial de dichas empresas. De todos es conocido que en muchos lugares de España la externalización de algunos de estos servicios iban acompañados de cláusulas de asimilación a los salarios públicos, lo cual pone en entredicho el posible ahorro en costes.
  • Dotar de herramientas a los gestores públicos es otra de las medidas básicas para avanzar. Habrá que ver la equipación de la caja de herramientas, pero es un paso adelante.
  • La cuantía del ahorro previsto podremos ir viéndola a partir del 2013. Aquí es fundamental que exista transparencia en la información.

En líneas generales me parece que es un paso más, necesario e imprescindible, para dotar de características de empresa a nuestros centros sanitarios.

Porque las empresas son las que generan bienes o servicios, en este caso servicios sanitarios.

Me congratulo de este paso adelante, y confío que haya otras CCAA que asuman el reto.

Datos macroeconómicos de las CCAA vs barómetro de la FADSP 24/09/2012

Posted by alopezdelval in Financiación.
Tags: , , , , , , , ,
7 comments

Hace unos días leí en una noticia de un diario nacional que la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP) había publicado su informe sobre “Los Servicios Sanitarios de las CCAA 2012”, una publicación periódica de esta asociación. Al no encontrar dicho documento en la completa web de la asociación, descargué el documento del año 2011, sobre el cuál me baso para este post.

En el mismo ya se indica que es un documento con limitaciones, y además yo añadiría discutible en su metodología, cuyo objetivo es  “evaluar las posibles desigualdades y sus repercusiones sobre el acceso de los ciudadanos a las prestaciones asistenciales, y por tanto sobre la equidad en la atención sanitaria”.

El estudio utiliza 18 variables que puntúan hasta 4 puntos, y llaman la atención dos variables más a las que sólo les asignan máximo un punto, sin saber muy bien el motivo o el porqué del cambio de escala.

Al final todas las variables conforman una puntuación final que llamaremos “barómetro”.

La selección de las variables me parece, cuando menos poco afortunada, ya que miden aspectos puntuales del Sistema Sanitario, pero en su conjunto en absoluto podemos saber qué se está midiendo.

La puntuación asignada a cada variable es, bajo mi punto de vista discutible. Si tengo instalados muchos TACs puntúo más, aunque estén infrautilizados. Si tengo más gasto público por habitante puntúo más, aunque proporcione las mismas prestaciones que otros con menos recursos.

Hay nada menos que siete variables opináticas. Parece demasiado peso. Además alguna de estas variables es la siguiente: “Porcentaje de ciudadanos que prefieren la asistencia sanitaria pública”. Ello implicaría que el 100% de los ciudadanos ha probado la sanidad pública y la privada. Y decir que se prefiere la sanidad pública sin, probablemente, conocer nada del funcionamiento de la privada puntúa lo máximo.

No hay variables de resultados en salud, si exceptuamos la mortalidad infantil.

Hay variables redundantes que nos están midiendo lo mismo, lo que puede indicar que se está multiplicando el peso de ese factor. Esto se demuestra viendo la alta correlación que hay entre algunas de ellas, como por ejemplo “Número de tarjetas Sanitarias por Médico” y “Número de tarjetas Sanitarias por Enfermería”, o la variable Gasto Sanitario por habitante, que muestra alta correlación con variables opináticas de los ciudadanos.

Otras dos variables opináticas también muestran una alta correlación, como es Valor Global (ciudadanos que responden que el sistema es bueno o muy bueno) con Satisfacción con el Sistema.

Resulta así mismo llamativo que la variable final resultante (barómetro) del informe muestre altas correlaciones con las variables:

  • Valor global: A mejor opinión sobre el funcionamiento del Sistema mejor puntuación en el barómetro.
  • Gasto sanitario por habitante. A mayor gasto mejor puntuación en el barómetro.
  • Satisfacción. A mayor satisfacción con el sistema mejor puntuación en el barómetro.

Ya habíamos mencionado que Valor Global y Satisfacción se comportan de modo similar con alta correlación.

El estudio concluye que los mejores Sistemas están en Navarra, Asturias, Castilla y León y Aragón, y los peores en Galicia, Madrid, Canarias y Valencia.

Para cotejar esta clasificación he querido explorar el comportamiento de las variables de la FADSP con otras de índole macroeconómico en cada CCAA. Estas han sido obtenidas de un artículo de periódico digital [ver link] y se corresponde con datos del 2011.

La revisión de estas variables macroeconómicas individualmente ya muestra la cruda realidad de nuestras 17 Españas:

Presupuestos generales por habitante: El presupuesto de toda la Comunidad Autónoma dividido entre el número de habitantes. Esto es realmente el gasto disponible por habitante.

Se comporta en un rango que oscila entre los 6.523 euros por habitante y año de Navarra y los 2.780 de Valencia.

Evidentemente hay un problema de financiación en las CCAA, pues estas diferencias no pueden justificarse simplemente por razones de dispersión geográfica o demográfica.

PIB por habitante. El rango está entre los 30.474 euros de País Vasco y los 15.766 de Extremadura.

Hay varias velocidades en la capacidad de generar riqueza entre las CCAA.

Porcentaje del presupuesto total dedicado a Sanidad y Educación. El rango está entre el 68% de Murcia y Valencia y el 38% de Navarra.

Parece claro que hay CCAA que tienen que hacer un sobreesfuerzo para financiar los servicios públicos esenciales, y sin embargo otras comunidades tienen grandes excedentes para otras políticas.

Presupuesto en educación por habitante. El rango está entre 1.235 euros en el País Vasco y 690 en la Comunidad de Madrid.

Presupuesto en sanidad por habitante. El rango está entre los 1.559 euros del País Vasco y los 1.089 de Madrid.

Madrid y otras CCAA están subfinanciadas. En educación es prácticamente el doble de presupuesto.

Presupuesto en políticas de empleo. El rango está entre los 213 euros de Extremadura y los 81 de Madrid y Murcia.

Porcentaje de paro. El rango está entre el 34% de Andalucía y el 15% del País Vasco.

Deuda pública por habitante. El rango está entre los 5.570 euros de Cataluña y los 1.776 de Canarias.

Gasto financiero público por habitante. El rango está entre los 196 euros de Cataluña y los 35 de Castilla La Mancha.

Estas dos gráficas muestran que Cataluña, y Navarra, tienen un problema  bastante serio.

Y ¿Cómo se correlacionan estas variables con las del estudio de la FADSP. Veamos.

  • A mayor presupuesto total por habitante, mejor resultado en el barómetro de la FADSP.
  • A mayor presupuesto total por habitante, más gasto sanitario por habitante.
  • A mayor presupuesto global por habitante los ciudadanos responden en mayor medida que la sanidad mejoró con las transferencias a las CCAA.
  • A mayor gasto sanitario por habitante mejor es el resultado del barómetro de la FADSP.
  • A mayor porcentaje de gasto en Sanidad y Educación sobre presupuestos generales, peor es el resultado en el barómetro de la FADSP.

Y también se correlacionan con:

  • A mayor presupuesto total por habitante, menor Proporción de gasto en Sanidad y Educación.
  • A mayor PIB por habitante menor tasa de paro.

A la vista de estos resultados parece claro que en España hay un grave problema de distribución de los recursos. Los datos macroeconómicos presentados muestran unas diferencias inexplicables entre CCAA:

  • Hay CCAA que, aparentemente, están claramente subfinanciadas, y hablamos de Galicia, Murcia, Canarias, Baleares, Madrid y Valencia. Curiosamente las que peor puntuación obtienen según los criterios de la FADSP.
  • Son además estas CCAA las que muestran los mayores porcentajes de presupuesto destinados a Sanidad y Educación. Es obvio, pues parece que no tienen dinero para mucho más.
  • Por el contrario la Comunidad Foral Navarra casi duplica al resto de CCAA en Presupuesto disponible por habitante, seguida ya de lejos por País Vasco, Extremadura y Cataluña.

Cada uno puede sacar sus propias conclusiones, como no. Las mías son que el informe anual de la FADSP no aporta información relevante acerca del Sistema Sanitario español. Creo que su metodología debería modificarse sustancialmente.

Además repasando el objetivo de la FADSP en su estudio: “evaluar las posibles desigualdades y sus repercusiones sobre el acceso de los ciudadanos a las prestaciones asistenciales, y por tanto sobre la equidad en la atención sanitaria”, diría que qué mayor inequidad que ser sometidos a un trato desigual en la financiación.

Y en segundo lugar es verdaderamente preocupante visualizar tantas y tan importantes diferencias entre variables macroeconómicas de las CCAA:

  • Hay CCAA ricas, y las hay pobres, está claro. Y ya no tanto por la capacidad de generar riqueza y aumentar el PIB, sino en la propia financiación pública. Llama la atención la Comunidad de Madrid, que con presupuestos mínimos por habitante consigue el segundo PIB de España.
  • Ejemplo negativo, y muy preocupante, son Navarra y Cataluña, con excelente financiación per cápita y que muestran la deuda pública más abultada. Parece que alguien no ha hecho los deberes (¿o sí?). Ahora creo que hay que pagar 5.000M€ a alguna de ellas. ¿Por qué no justifican esta desviación con respecto al resto de las CCAA?
  • Y luego, afortunadamente, tenemos un gran grupo de CCAA que se mueven en unos parámetros medios y similares, no destacando en positivo ni en negativo.
  • Aparentemente parecen existir una serie de CCAA sobrefinanciadas y otras subfinanciadas. Imagino que las subfinanciadas tendrán que hacer importantes equilibrios de la gestión económica pública para conseguir mantener los estándares de servicio público.
  • Creo imprescindible hacer un reequilibrio económico entre las diferentes CCAA, ya que parece que hay más de dos velocidades entre nuestros territorios.

Si alguien desea la base de datos y la matriz de correlaciones puede solicitármela por email y se la remitiré en breve plazo.