jump to navigation

Srs. Políticos. QUEREMOS. 16/05/2015

Posted by alopezdelval in Política Sanitaria.
Tags: , , ,
add a comment

Este post está basado en una interesante jornada de debate sobre política sanitaria que la Asociación de Gestores Sanitarios de Aragón (AGSAR) organizó el pasado jueves 14 de mayo.

Si se desea ver el resumen puede consultarse en este enlace.

Fui uno de los moderadores del debate, y ahora hablo a título personal, como corresponde a mi blog.

Quedé gratamente sorprendido porque los diferentes representantes, en primer lugar, manifestaron sus opiniones políticas y sanitarias, en general, de modo bastante cordial. Y en segundo lugar porque a pesar de las teóricas diferencias ideológicas, tanto el diagnóstico de la situación como los posibles tratamientos a aplicar no difieren demasiado, en ocasiones por matices, por no decir que muchas veces el tratamiento era el mismo.

La política creo que es una labor difícil en la que se mezclan muchos elementos objetivos y subjetivos. Quizá el mayor defecto de la política que ha producido una desafección de los ciudadanos es que muchas veces priman los objetivos particulares de los Partidos o de las personas frente a las necesidades de los ciudadanos.

Pasa algo parecido con la Administración, en la que muchas veces el ciudadano tiene (tenemos) la percepción que estamos para servirle a ella, y no al revés.

Pero no debemos perder la perspectiva de que los políticos son el reflejo de la sociedad, pues de ella surgen. Y probablemente, es mi punto de vista, son el espejo de cómo somos todos un poco, con sus defectos y virtudes, con sus miserias y sus grandezas.

Esto es, hay el mismo porcentaje de buena y mala gente que en la población general. No creo que en un muestreo encontrásemos diferencias significativas.

Por todo ello diría a los políticos que QUEREMOS:

  • Generosidad: Para el diálogo, para el acuerdo, para el pacto. Déjense los temas personales en casa y bajen al ruedo a hablar exclusivamente de los ciudadanos. Están obligados a llegar a acuerdos, y con ello a bajar la tensión que innecesariamente generan a través de los medios de comunicación, por ejemplo con el manido “y tú más”.
  • Honestidad: Impidan como sea y por todos los mecanismos que ninguna manzana se corrompa, y si alguna lo hace, elimínenla inmediatamente. Ejerzan la función y su obligación “in vigilando” de modo exhaustivo y continuadamente.
  • Humildad: Los humanos nos equivocamos, los políticos también. Sepan pedir disculpas, pídanlas y reconozcan que algo se ha hecho mal o se podía haber hecho mejor.
  • Sinceridad: Sinceridad en el desempeño, sinceridad en los planteamientos, sinceridad en los programas electorales. Sinceridad de prometer cosas sobre bases reales y no utópicas o ideológicas. Sométanse a un check list electoral que confronte lo prometido con lo realizado.
  • Equidad: Están para todos los ciudadanos, no sólo para sus votantes o incluso para parte de ellos. Conozco muchos ciudadanos que piensan con las tripas ideológicas, esa es una decisión personal. Pero eso un político no puede hacerlo.
  • Libertad: Respeten la libertad individual, respeten la libertad de empresa. No interfieran en el desempeño de la sociedad civil, que es la que genera y mueve la economía. Vigilen que no se produzcan excesos, pero solo eso. Eliminen regulaciones o por lo menos no creen más. Facilítenos las cosas.

BIP BIP BIP BIP BIP BIP BIP BIP BIP BIP BIP BIP BIP BIP BIP BIP CLICK

¡Uy! El despertador. Me había dormido.

Anuncios

SOBRE EL DOCUMENTO DE MEDIDAS DE RACIONALIZACIÓN DEL GASTO O UN BRAINSTORMING CON ALUCINÓGENOS. 23/07/2014

Posted by alopezdelval in Política Sanitaria.
Tags: , , , , , , , , ,
2 comments

Ayer, día 22 de julio, se difundió un documento en el que hay, creo, 255 medidas de Racionalización del Gasto Público. De ellas 75 se refieren al gasto sanitario.

No pongo el enlace porque seguramente ya disponéis de él.

El documento fue elaborado en el Ministerio de Hacienda, dicen, con las propuestas que han hecho las Comunidades Autónomas.

En este post no entraré en medidas concretas, sino en la impresión que me produce el documento.

¿Es un borrador?

La primera impresión al descargar el documento es su falta de presentación, por lo que es posible que simplemente sea un borrador.

Si así lo es, y solo es un documento de trabajo, es un error que se haya filtrado o presentado, pues incorpora asuntos sumamente sensibles que ya han generado polémica y cabreo, posiblemente en asuntos que no pasarán el tamiz.

¿Es improvisado?

Como decía mi abuela, parece que se ha elaborado en una “túrmix”. Yo voy echando ingredientes y voy viendo qué sale.

Me referiré únicamente a medias sanitarias, pues no puedo opinar de otras.

Se indican por igual importante medidas estructurales con otras de escasa relevancia. Ello parece notar que hay un cierto desconcierto.

Las medidas estructurales, pienso, se deben plantear a principio de legislatura, mejor pactadas, para ir desarrollándolas ordenadamente.

Sinceramente no creo que muchas de estas medidas, a 10 meses de unas elecciones, nadie se atreva a implantar.

Es curioso como las Comunidades Autónomas, de las cuáles se dice que han sido las autoras del Brainstorming, se ponen de perfil y dicen “nosotros no hemos sido”.

Y en relación al Ministerio de Sanidad, a fecha de hoy no se ha manifestado, cuando muchas de ellas son de su competencia.

Sinceramente no creo que las medidas a aplicar en el ámbito sanitario puedan o deban partir del Ministerio de Hacienda.

¿Es relevante?

Hay medidas que, objetivamente, sí son relevantes, y útiles. Algunas de ellas ya están implantadas en algunos territorios. Otras se llevan reclamando mucho tiempo pero no acaban de arrancar.

Hay otras que, ciertamente, se han introducido con alucinógenos, por la escasa relevancia económica que tienen en relación con la recaudación, por la problemática para las personas sin recursos y por la “mala prensa” que pueden producir al Gobierno.

En alguna el balance económico sería negativo, esto es, puede costar más cobrarla que lo que se recauda, como coste de transacción.

Otras simplemente son simplemente obvias por su necesidad, pero que no entiendo tengan que salir del Ministerio de Hacienda. Y en estas lo grave es que no estén ya en marcha.

Corolario.

En primer lugar creo que el Ministerio de Sanidad tiene que salir a comentar qué opina de la propuesta del de Hacienda. Las Comunidades Autónomas ya lo han hecho en estas 24 horas.

Las cosas no se hacen así. Tenemos un Modelo Sanitario actualmente NO SOSTENIBLE (desgraciadamente no solo el sanitario). El Sistema necesita una reforma estructural.

Hay que abrir un debate de qué modelo queremos y qué modelo podemos tener.

Debería, deseablemente, ser pactado con las mayorías que se pueda. Eso lleva tiempo y esfuerzo por parte de todos, y generosidad y altura de miras. Y tiempo, aunque este se va acabando.

Hay que considerar que se hace una inversión, no un gasto. Recortar es pan para hoy y hambre para mañana. Eso sí, buscando la eficiencia.

No se pueden improvisar medidas a corto plazo.

En resumen, que este documento se haya filtrado es un error. O quizá es un globo sonda.

Pero si es lo segundo, los estrategas de marketing se han equivocado.

La Tarjeta Sanitaria por puntos 06/04/2014

Posted by alopezdelval in Política Sanitaria.
Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,
1 comment so far

Este post puede ser un poco surrealista. Alguno creeréis que me he vuelto loco o que es una broma. Pero no.

Todo parte de unos días informativamente muy curiosos desde la declaración del Presidente de la Organización Médica Colegial respecto a que las atenciones sanitarias no necesarias habría que pagarlas. Las hizo en el Foro Nueva Economía el 31 de marzo de 2014 (ver enlace).

No conozco personalmente al Dr. Rodríguez Sendín, pero en las interacciones por Twitter siempre me ha parecido un hombre educado, moderado y chapado al “modelo convencional” de nuestro SNS.

Por eso este comentario más me parece que ha sido una “provocación”. Una manera de remover conciencias (por cierto bastante dormidas) y de generar polémica y debate.

¡¡Y vaya si lo ha conseguido!!

Al Presidente de la OMC le ha “caído la mundial” durante estos días desde todas las perspectivas y posiciones.

Curiosamente el 31 de marzo de 2014, idéntico día, la Dra. Mónica Lalanda, en su extraordinario y exitoso blog MEDICOACUADROS, publicaba “Su moco no es una urgencia: son 15€”.

Quizá ambas noticias se retroalimentaron, y en Redes Sociales, radio y televisión, han tenido gran eco.

Cuando veáis el post de la Dra. Lalanda, quizá lo mejor no está en el texto, sino en los ataques que sufre en los comentarios (363 respuestas el día que lo consulté).

El asunto es complejo, sobre todo porque nadie se había atrevido a poner en la diana a uno de los actores del Sistema Sanitario, el paciente y/o ciudadano (ver los actores del Sistema publicados en mi post “Los actores del Sistema: El Contribuyente (I), donde se habla de seis actores en el Sistema”).

Escribo algunos comentarios que he leído respecto a la propuesta de Rodríguez Sendín:

  • No entiendo “muy bien” la propuesta de hacer pagar a la población si hace un mal uso de la asistencia sanitaria…lo importante es que se atienda a todo el mundo, que sea pública y gratuita (Alfonso Alonso, portavoz del PP en el Congreso).
  • No soy partidario de copago en urgencias ni de ningún tipo de copago…se manifiesta a favor de que se abra un debate sobre el uso de los recursos por parte de los pacientes (Antonio María Sáez Aguado, Consejero de Sanidad de Castilla León).
  • No se puede penalizar a los enfermos, personas que se sienten inseguras y cometen errores (Alfred Bosch, portavoz de ERC en el Congreso).
  • Si alguien quiere defender la privatización o el copago que lo defienda abiertamente pero que no use como excusa a los ciudadanos que son los sufridores de la sanidad…lo más eficiente es la educación para la salud (José Luis Centella, portavoz de Izquierda Plural en el Congreso).
  • Se pretende criminalizar a la sanidad pública (Cayo Lara, coordinador federal de IU).
  • La medida es injusta y está destinada a culpabilizar a los ciudadanos enfermos de los problemas económicos de la sanidad pública, como si el mal uso de los recursos sanitarios por la población fuera el responsable de los recortes que el PP está haciendo en el sistema sanitario público (Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública).
  • La medida que propone el presidente de la OMC choca directamente con la equidad, que precisamente afecta a grupos desfavorecidos y frágiles (Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias).
  • Es una barbaridad querer valorar si una persona ha utilizado bien o mal la sanidad, en la Consejería no se contempla este escenario (Javier Rodríguez, Consejero de Sanidad de Madrid).
  • Espero que Ana Mato no aplique la barbaridad de pagar por un uso indebido de la sanidad (Rosa Díez, portavoz de UPyD en el Congreso).

Puesta la polémica encima de la mesa, quizá sea interesante añadir algunas reflexiones al asunto:

¿Qué uso damos del Sistema Sanitario?

En general los datos nos dicen que, comparativamente, hay un sobreuso del Sistema y de los medicamentos (ver “Los Actores del Sistema: El paciente (II)”).

Desconozco la utilización específica de las Unidades de Urgencias, pero no es difícil encontrar textos que indican que entre el 25% y el 40% de las urgencias que entran, deberían resolverse en otros niveles asistenciales.

En el caso concreto de las urgencias, es muy probable que parte de su sobreutilización venga producida por el mejorable funcionamiento de otros niveles asistenciales.

Y también por la comodidad de los usuarios. ¿Quién no ha oído alguna vez la siguiente frase? “Ya que estoy en el hospital me voy a pasar por urgencias para ver si me hacen una determinada prueba”. O simplemente me hagan una “revisión”.

Hemos de reconocer que esto es real y que tiene importantes repercusiones en el funcionamiento del Sistema.

Todos, digo todos, hemos comentado alguna vez las “epidemias de salud” que se producen cuando hay ciertos períodos del año o en los eventos, generalmente deportivos.

Es mucha casualidad.

Por lo tanto mi primera conclusión es que, efectivamente, usamos el Sistema Sanitario de un modo mejorable.

¿Hay que hacer algo con la sobreutilización?

Visto lo leído, parece que mayoritariamente no hay que hacer nada. Bueno, sigamos con la barra libre. Yo consumo y tú pagas.

Realmente tomar medidas contra los ciudadanos / pacientes puede conllevar muchos votos. Hay que entenderlo.

Mi segunda conclusión es que sí habría que hacer algo. Hay que actuar sobre todos los Actores del Sistema, no solamente sobre algunos de ellos.

Pero realmente lo difícil es saber cómo actuar con los ciudadanos / pacientes.

¿Qué consideramos, qué es, sobreutilización de Servicios Sanitarios?

Para hablar de sobreuso, podemos hacerlo de modo global y de modo individual.

De modo global solo podemos atenernos a las estadísticas: entre Comunidades Autónomas, entre países. Y sabiendo que cuando hablamos de datos agrupados existe un Sesgo llamado Falacia Ecológica, de modo que dificulta extrapolar los resultados al individuo.

De modo individual, hay casos muy evidentes de uso espurio. Pero hay gran cantidad de casos dudosos, que dependen de la subjetividad de cada ciudadano.

Pero pensemos en un ciudadano concreto. Si su subjetividad es tal que de modo constante está accediendo al Sistema Sanitario, este ciudadano está fastidiando a los demás. Y esto es así.

Por lo tanto elaboro una tercera conclusión. Estadísticamente sería factible establecer, por cada paciente, en función de sus patologías, edad, y otros factores sociodemográficos, cuáles son las tasas esperadas de utilización de los servicios sanitarios.

Para esto necesitamos tener unos Sistemas de Información suficientemente completos y potentes, que desgraciadamente no se dan en todas las Comunidades en España. En este asunto las Compañías Aseguradoras de Salud nos podrían dar bastante información.

Es igual que para el copago de medicamentos, donde todos estamos “fichados” con un código de renta.

¿Quién tiene que indicar que ha habido una mala utilización del Sistema?

La realidad es que, objetivamente, muchas veces es muy complicado saber si un servicio concreto prestado es necesario o innecesario.

La Sociedad de Medicina de Urgencias y Emergencias indica además que los facultativos están para atender, no para juzgar.

Aquí estoy parcialmente de acuerdo. La función principal es atender, pero también están las medidas encaminadas a hacer más sostenible el sistema.

Sí es cierto que tiene que hacerse muy duro marcar en el informe de alta la casilla de “innecesario” cuando delante tienes a un ciudadano humilde que se ha dejado caer por urgencias.

Por eso creo que los facultativos no pueden hacer el control de la frecuentación, sino que debe hacerse “fríamente”, con sistemas informáticos y su codificación.

Mi cuarta conclusión está basada en la tercera. Si hay bases de datos, la estadística proporciona suficiente seguridad para aventurar qué uso absoluto y relativo tendrá cada ciudadano, con los correspondientes intervalos de confianza dentro de los cuáles los ciudadanos o pacientes se sientan seguros, en el sentido de no sentirse presionados para no usar los Servicios Sanitarios.

¿Y qué hacemos con los sobreutilizadores?

Como dice Mónica Lalanda, el moco son 15€. No veo que sea factible.

He mencionado repetidamente en este blog mi oposición al copago directo, por muchos motivos. El principal es que el Sistema Sanitario no está preparado para cobrar, y montar esta infraestructura costará más que lo que se recaude.

Sin embargo sí soy partidario de algún tipo de copago indirecto. Este copago indirecto debe ser manejado desde fuera del Sistema, por las máquinas, ordenadores.

¿Tenemos esta posibilidad en el Sistema Sanitario de hacerlo? No.

Pero sí hay alguien que lo tiene, creo que se llama Rita, y es el Ordenador de la Agencia Tributaria.

La AEAT está 24 horas, 365 días al año, haciendo cruces de datos entre ciudadanos, empresas, y todo tipo de organizaciones. Busca y busca, y al final suele encontrar.

Con Sistemas de Información y codificación e identificadores comunes, y esta información en poder de la Agencia Tributaria, podría hacerse.

Bien, ya tenemos a un ciudadano que ha sobrepasado el límite superior del Intervalo en la cifra de uso del Sistema en función de las variables patológicas y sociodemográficas.

¿Qué hacer con este caso? ¿Cobrarle? ¿Amonestarle? ¿Avisarle? No sé bien qué decir. Siguiendo los razonamientos, por lo menos que el ciudadano sea consciente del sobreuso.

Pero tenemos otro caso, un ciudadano que ha sobrepasado el límite inferior del Intervalo en la cifra de uso del Sistema en función de las variables patológicas y sociodemográficas.

¿Qué hacer con este caso? ¿Darle un premio? ¿Felicitarlo?

En este caso elaboro una quinta conclusión, algo surrealista, es abogar por el copago inverso: no cobrar a quien consuma más, sino desgravar al que menos o mejor use los servicios. Desgravaciones en lugar de tasas.

Veo al menos tres problemas a esta quinta conclusión:

  1. ¿Qué hacer con las bajas rentas que no declaran a hacienda? Obviamente nada, pues no pueden desgravar.
  2. ¿Qué hacer con los que usan servicios sanitarios privados? Pues aplicando la norma habrá que desgravarles si les corresponde, aunque esta medida sería muy contestada desde ciertos posicionamientos ideológicos, indicando que se “desgrava a los ricos”.
  3.  ¿Qué hacer con el 82% de los funcionarios que están en el modelo MUFACE? Pues ajustar la prima a las Compañías Aseguradoras en función del riesgo estadístico medio.

Bien, he llegado al final. Como he comenzado os repito y aseguro que no me he vuelto loco. Soñar es gratis.

 

 

Las tres “S”: Sistema+Sanitario+Social. Lo que no puede esperar. 21/10/2012

Posted by alopezdelval in Planificación.
Tags: , , , , , , , , , , , , , , , ,
5 comments

Hoy es un día gris (por el tiempo meteorológico) y triste en lo personal, pues acaba de fallecer la madre de una persona muy querida para mí.

Uno de tantos ejemplos de mujer responsable, trabajadora, sensata y vital, que conforme fue ganando años fue, así mismo, “ganando” patologías que, individualmente no suponían demasiado, pero en conjunto han provocado el desenlace. Este post va en su memoria.

Y este hecho me hace escribir unas breves reflexiones sobre aquellos cambios, o aquella nueva orientación, que debe asumir nuestro Sistema Sanitario, elementos que llevo manifiesto repetidamente en este blog.

  • Reorientación del sistema hacia la cronicidad y qué recursos se necesitan para ello.
  • Participación de todos los recursos existentes en el sistema, públicos y privados.
  • Gestión de Procesos Asistenciales y Medicina Basada en la Evidencia.

Hay una cuarta orientación, como es la cultura de la Prevención, de la que no hablaré hoy pues traspasa el Sistema Sanitario y Social (SSS) y abarca a todas las políticas públicas, especialmente la educación. Y posiblemente ha sido el mayor fiasco.

Bajo mi punto de vista estos son los aspectos principales, pues hay otros, sobre los que trabajar y profundizar. Es un cambio radical de la concepción del Sistema Sanitario (y Social), que debe prepararse por expertos e ir implementándose poco a poco, y posiblemente llevará tiempo, mucho tiempo.

Y además de todo esto se produce la coincidencia con la celebración de dos eventos muy  interesantes. Cronológicamente el primero ha sido la 9ª edición del Workshop en Gestión Sanitaria organizado por Novartis, y la segunda ha sido el 4º Encuentro de Directivos de la Salud organizado por Sanitaria 2000.

Casualmente algunos de los principales temas de debate fueron los mencionados.

Nuestra situación de partida, ya conocida, es la siguiente:

  • Orientación a la cronicidad: Nuestro sistema está orientado a enfermos agudos. La población envejecida y envejeciendo. Mínima existencia de recursos para pacientes subagudos. Mínima coordinación de los espacios sanitario y social. Hay recursos privados excedentes y recursos públicos inexistentes.
  • Participación de todos los recursos del Sistema, Públicos y Privados. En el Sistema Sanitario están habiendo experiencias PPP, todavía no suficientemente evaluadas, pero sigue existiendo una severa contestación por una parte de la población. Lo que si parece natural es que su financiación sea per cápita.  De cara al Sistema Social, excepto en alguna Comunidad Autónoma, la participación privada es mínima, cuando es precisamente este sector el que dispone de más recursos sobre todo en núcleos poblacionales importantes. No hay experiencias conjuntas de modelos PPP que incluyan la parte social y la sanitaria.
  • Con respecto a la Gestión de Procesos Asistenciales y Medicina Basada en la Evidencia, a nivel institucional, ha habido Comunidades que han realizado numerosos esfuerzos al respecto, pero creo sin demasiado éxito. Este es el verdadero cambio cultural a realizar que no puede basarse en iniciativas locales, por muy loables que estas sean. Seguimos con un modelo de atención de hace 30 ó 40 años, obviando que disponemos de unos potentes Sistemas de Información que deberían ser el fundamento de “controller” de los procesos asistenciales definidos.

Creo que tenemos todas las herramientas para comenzar el principio del cambio, hace falta voluntad política y cooperación, y además estoy convencido que económicamente no debería suponer un aumento de la financiación, si no es al contrario.

Y quizá en estos momentos de aguda y grave crisis es el momento de implementarlos. Con toda seguridad.

Para finalizar extraigo algunos fragmentos de dichos encuentros de directivos:

  • El modelo actual está agotado.
  • Debemos reformular el hospital, desarrollar la gestión clínica y la gestión por procesos y comprometer al directivo en esta responsabilidad.
  • Existen estudios que señalan que el modelo convencional versus el modelo de colaboración público privada, desde el punto de vista coste unitario, es superior en un 15 por ciento o 20 por ciento.
  • Las organizaciones de excelencia han de mejorar en trabajar la gestión clínica basada en la evidencia científica.
  • Reorganización asistencial y transformación de las organizaciones para poder “sobrevivir”, y para poder hacer frente, por un lado, a la variabilidad en la asistencia médica, apostando por una gestión descentralizada y por procesos; y por otro lado, al aumento de la cronicidad.
  • Hay que orientar las organizaciones al paciente crónico.
  • Integración funcional de la Atención Primaria y la Atención Especializada y apostar por los nuevos roles de Enfermería, puesto que en ellos pivota gran parte de la transformación y no les sacamos todo el partido que se podría.
  • Necesidad de reconsiderar el terciarismo, haciendo posible que los hospitales compartan servicios de forma eficiente, “se trata de pasar de centros de excelencia a equipos de excelencia”.
  • Según datos de la Sociedad Española de Medicina Interna, las enfermedades crónicas llegan a motivar el 80% de las consultas de Atención Primaria y el 60% de los ingresos hospitalarios en España.
  • La reforma debe orientarse hacia el desarrollo de la gestión por procesos, de la gestión clínica y debe basarse en equipos más horizontales y menos jerarquizados.
  • Un nivel de atraso es la esclerosis organizativa. El modelo de hospital que tenemos es un modelo de hace 40 años, no logramos integrar los diferentes modelos asistenciales, de forma que perdemos eficiencia y mareamos a los pacientes. Tenemos un largo camino por recorrer en la organización sanitaria e integración de los niveles asistenciales.
  • Las estructuras actuales están diseñadas para tratar a un tipo de paciente que ya no existe.
  • Valorar el coste beneficio, coste utilidad y coste de oportunidad a la hora de implementar nuevos procedimientos diagnósticos o terapéuticos.
  • Revisión de la práctica clínica y disponer de herramientas para incentivar la práctica clínica eficiente.
  • Reorientar, reinvertir, desinvertir y ajustar.

 Enlaces

Directivos sanitarios de toda España debaten los retos de gestión ante la Reforma del Sistema Nacional de Salud.

Directivos sanitarios defienden la transformación de las organizaciones hacia los crónicos y apuestan por la innovación y colaboración público-privada.

4º encuentro de Directivos de la Salud.

Arenas CA. Sostenibilidad y Desperdicio. 4º encuentro de Directivos de la Salud.

Fin de la parálisis por el análisis: Reformas / Cambio / Innovación. 02/07/2012

Posted by alopezdelval in Eficiencia, Política Sanitaria.
Tags: , , , , , , , ,
2 comments

Recojo en este post los comentarios de tres importantes reuniones en las que el nexo común es la necesidad de reformar el Sistema.

Comienzo con las interesantes reflexiones de los Consejeros Vasco, Valenciano y Gallego en la XI Aula Bayer [ver link]. Aunque sus manifestaciones son bien distintas, parece que el debate sanitario sobre las necesidades de cambio en nuestro Sistema se puede decir que son “Trending Topic”, si se me permite la frivolidad.

Revisemos algunas de las afirmaciones comenzando por las declaraciones del Consejero Vasco.

1.- Habla de que las autonomías están adoptando diferentes soluciones y aboga porque “alguien” reúna a las CCAA y les escuche, parece que no se refiere al Consejo Interterritorial. Las CCAA están empezando a ir por caminos muy diferentes.

No sé si el Consejo Interterritorial es la instancia adecuada. Desde luego su tasa de éxito, por ahora, es baja. Pero este es el lugar donde teóricamente se debería producir la cohesión del Sistema. Es absolutamente prioritaria la unificación de criterios, lo cual comparto.

2.- Evaluación del Sistema. Falta evaluación continua y creíble, por una entidad neutral, no politizada (tipo King’s Fund), que realice informes consultivos tipo Informe Abril, que aportó mucha credibilidad.

De las declaraciones del Consejero Vasco, este es para mí el núcleo fundamental, la evaluación continua del Sistema, como ya he ido expresando en varios posts anteriores.

Totalmente deseable una entidad pública independiente, pero, ¿Es posible que en España, ahora mismo, pueda existir un Organismo o Institución Pública independiente? ¿Cuál o cuáles existen? Escepticismo.

En otro párrafo introduce un elemento interesante para esta Agencia de Evaluación, que sea una financiación mixta (público – privada). Creo que esto no garantiza la independencia pero introduce uno o unos actores nuevos.

Absolutamente de acuerdo en la necesidad de este Organismo y de que no se pueda influir en él políticamente.

Y sobre el Informe Abril, excelente documento, pero que pasó a dormir el sueño de los justos, aunque ahora se esté reivindicando.

 3.- Hay que actuar ya. Hacer más con lo mismo (o incluso con menos). Eso lo puede hacer el País Vasco antes de fomentar la colaboración público – privada. Transformar lo público.

Interpreto de las palabras del Consejero que aboga por transformar el Sistema sin introducir colaboración / provisión privada. Y realmente puede entenderse.

En mi post sobre gasto sanitario en España [ver link] y con datos del IDIS, se muestra como el País Vasco tiene el mayor gasto sanitario público y privado de España, con diferencias de 559€ per cápita en gasto público y de 433€ en gasto privado. Total 829€ per cápita.

El margen de maniobra y la financiación en esta comunidad es más grande que en otras. No sé qué pensarán los Consejeros de Baleares, Valencia, Madrid o Andalucía, cuyo gasto público per cápita no llega a los 1.200€.

Y quizá una de las principales labores de la Agencia Evaluadora debería ser la revisión de la equidad del Sistema Público.

4.- Hay que contar más con el nivel micro, con la innovación y gestión locales. Financiar el liderazgo clínico y gestor, es la hora de los profesionales, y que los directivos locales descubran cómo hacer las cosas.

Y le doy toda la razón. Escribo con frecuencia que hay que reivindicar la figura del médico, y esta reivindicación lleva una carga de responsabilidad.

Al final, en Sanidad, la gestión la realizan los profesionales. Las principales decisiones de gasto, la articulación de los procesos clínicos, la interacción con el resto de la organización, es fundamentalmente dependiente de ellos.

Pero también hace falta que los directivos no estén encorsetados por ciertas normas o leyes que cercenan gran cantidad de iniciativas e innovaciones.

Cambiando de ponente, en esta misma Aula, el Consejero Valenciano manifiesta que “el Modelo llega a su fin”, “generamos desconfianza al mezclar cambios estructurales y coyunturales”, “hay que ir a la gestión compartida” y “la sanidad pública debe imitar el modelo empresarial”.

El modelo sanitario no se ha modificado en los últimos 30 años, la medicina y la sociedad sí lo ha hecho. Sólo por este motivo hay que pensar en reformarlo y mejorarlo.

Quizá la crisis económica haya provocado la introducción de normas coyunturales enfocadas únicamente en el ahorro a corto plazo, pero la verdadera esencia no debe ser esta.

Todos los Gobiernos deben trabajar un modelo sanitario común en España, con las particularidades que se precisen a nivel local. Y este debería ser un trabajo técnico con supervisión política.

Buscar una financiación homogénea, prestaciones comunes, reglas comunes que eviten la “competición” entre territorios, sistemas de evaluación y gestión comunes y comparables.

Por último, la Consejera Gallega hizo hincapié en que “los directivos y gestores deben ceder más liderazgo a los clínicos”.

Como no puede ser de otro modo. Pero para ello hay que implicarlos activamente mediante mecanismos ya comentados.

Un segundo evento es el organizado por la Fundación Bamberg [ver link]. Destaco de ella:

1.- Lo urgente está impidiendo lo importante.

2.- Se necesita no hacer sólo ajustes o reformas sino de una transformación del sistema sanitario español que le permita su sostenibilidad a medio largo plazo.

3.- Un Consejo Interterritorial que trabaje, que tome decisiones, que busque el consenso, pero que también las soluciones que se acuerden sean soluciones que se implanten por todos.

4.- En cuanto al papel del médico en toda esta transformación, los expertos la citaban como “fundamental”, ya que “lo que tendríamos que hacer es poner en valor a esos profesionales, y profesionalizar la gestión sanitaria.

El tercer evento es el I Encuentro Madrileño de Directivos de la Salud. El resumen de las tres jornadas se puede encontrar en el blog SALUDSOCIAL [ver link].

De estas jornadas extraigo:

  • El Sescam tiene el objetivo de reducir el gasto un 15%. 4 áreas sanitarias pasarán a gestión privada.
  • En Hospital de Torrejón, modelo concesional, está trabajando en la mejora de los Procesos con ayuda de los profesionales para hacerlos más eficientes, conociendo las variaciones en la práctica médica.
  • El Departamento de Orihuela ha conseguido un ahorro de 3,5M€ sin afectación de la asistencia.
  • Necesidad de un cambio estructural en el modelo de gestión del personal público estatutario  modificando los estatutos y leyes.
  • Necesidad de centrarse en la cronicidad.
  • Necesidad de controlar la variabilidad clínica.
  • El Sistema tiene un gasto superfluo del 30% en la Clínica y del 35% en Logística.
  • Hay que pasar de una medicina basada en la eminencia a medicina basada en la evidencia.
  • Desincentivar el consumo sanitario que no aporta valor y la demanda inducida por la oferta.
  • Sí a la financiación capitativa. Desterrar el presupuesto histórico y desterrar el pago por actividad.
  • Introducir más meritocracia en la selección de los mandos intermedios y la parte variable de la retribución suponga 30-35% del sueldo.
  • Hay que ir a un modelo de empresarización de los grandes hospitales.
  • En la sanidad, que consume el 40% de los presupuestos, es suicida no colocar a técnicos extraordinariamente competentes al frente de la misma y no hacer las reformas estructurales que se vienen pidiendo por los expertos desde el informe Abril de 1991.

 Finalizo el post comprobando como expertos, Universidades, Gestores, también políticos, diferentes organizaciones, manifiestan una necesidad. Pero el cambio no se hace de un día para otro, y, lo más importante, es saber dónde se quiere llegar.

Ya queda un día menos.

Los actores del Sistema: Conclusiones (VI) 31/05/2012

Posted by alopezdelval in Política Sanitaria, Sistemas de Salud.
Tags: , , , ,
2 comments

Después de releer los cinco primeros post, la pregunta es ¿Por dónde se empieza?

No deseo dejar una idea equivocada. Ya he comentado en otros post que tenemos buenos mimbres para hacer el cesto, pero el cesto tiene fugas.

Para mí hay dos premisas iniciales sin las que, difícilmente, podremos cambiar el Sistema:

  1. Humildad: Reconocer que hay problemas. Hay muchas voces que no detectan que el Sistema tiene disfunciones y serios problemas y consideran que sólo necesita más dinero (y recordemos que estamos en un 9,4% del PIB y con una deuda de 15.000 M€ en la parte pública).
  2. Responsabilidad: Reconocido que esto es mejorable, los Grupos Políticos tienen que llegar a un acuerdo en el que no se utilice electoralmente la Sanidad. Y ellos son los que marcarán las líneas generales, trazarán los caminos para el cambio.

Si alguna de estas premisas no sucede, veo difícil cambiar, mejorar, homogeneizar y racionalizar nuestro Sistema de modo que sea más eficiente.

Y después es la hora de los profesionales y los técnicos en el desarrollo de las líneas políticas trazadas.

Como ya he dejado entrever en los cinco post, considero que el elemento clave del cambio es la Política de RRHH.

No entraré en fórmulas concretas, en su caso ya se determinarán, pero cualquier fórmula debe conseguir:

  • Estimular a la mejora. Estimular la participación en la organización.
  • Aparición de riesgos, por ejemplo salariales (por alto o por bajo), evaluaciones.
  • Reorganización de la asistencia a una jornada laboral completa.
  • Desburocratización de la asistencia. Los sanitarios a lo sanitario. La organización al servicio de la asistencia (del paciente obviamente).
  • Autonomía de las Unidades Clínicas para su propia organización, y seguimiento de los resultados.
  • Mandos Intermedios y Jefaturas ocupados por el mejor gestor de personas y recursos.
  • Reivindicar la figura del médico. Mejora del reconocimiento social y autoestima.

Otros objetivos en paralelo:

  • Labor de supervisión del Financiador. Control permanente no sólo basado en presupuestos, sino en resultados. Es el control político.
  • Agencia Compradora con labores técnicas que introduzcan los términos “competencia” y “negociación de precios”. Supervisión de contratos y su ejecución.
  • Autonomía de los centros sanitarios. Trabajo por Procesos.
  • Servicios Generales prestados a precios de mercado, por el mecanismo que se estime.
  • Libertad de elección de proveedor (centro, médico, etc.). En el caso de los Facultativos de Atención Primaria libertad de elección de centro y especialistas.
  • Implementación de las TIC de modo generalizado como herramienta asistencial y de control. Figura del “controller” o como se pretenda llamar. Benchmarking entre centros, hospitales y facultativos.
  • Medidas decididas para el control de la sobrefrecuentación.
  • Agencia Nacional de validación de tecnologías, prestaciones o tratamientos.

Para ir finalizando, aporto del documento de la Fundación Signo “Reorganizar el Sistema”, los elementos que consideran para mejorar la calidad, la equidad, la eficiencia y la productividad del SNS. Los vectores de cambio serían:

1. El paciente, primero.

2. Un modelo sanitario flexible e integrado, que se adapte a las necesidades de los pacientes

3. Un sistema equitativo, que garantice la más alta calidad asistencial con independencia del lugar de residencia, sexo, edad o condición social.

4. Un gobierno para el SNS coherente con el modelo autonómico.

5. Un nuevo liderazgo profesional.

6. La eficiencia como compromiso ético.

7. Coste, eficiencia, productividad y calidad: una sinergia virtuosa.

8. El reto de la solvencia del sistema sanitario.

9. El SNS como motor de innovación, desarrollo y competitividad.

10. Invertir en TIC en la era de la información.

11. Un nuevo enfoque de la colaboración público-privada, basado en una concepción societaria.

Y no me puedo resistir a esta cita de Cicerón, que en el año 55 a.C decía:

El presupuesto debe equilibrarse, el Tesoro debe ser reaprovisionado, la deuda pública debe ser disminuida, la arrogancia de los funcionarios públicos debe ser moderada y controlada, y la ayuda a otros países debe eliminarse para que Roma no vaya a la bancarrota. La gente debe aprender nuevamente a trabajar, en lugar de vivir a costa del Estado

Políticas sanitarias y gestión sanitaria en España, por Javier Elola 17/05/2012

Posted by alopezdelval in Planificación, Política Sanitaria, Sistemas de Salud.
Tags: , ,
1 comment so far

En el enlace  ACTA SANITARIA – Documentos – Políticas sanitarias y gestión sanitaria en España, por Javier Elola. podéis descargar un documento que, realmente, debéis leer.

Sin estar al 100% de acuerdo con algunos de sus postulados, sí me siento identificado con el 97%. Además es un documento riguroso, que aporta datos y apoyos documentales.

Como muestra me permito extraer algunos párrafos del mismo.

1.- Clasifica en etapas las Políticas Sanitarias en España del siguiente modo (página 4):

  • 1978-1986. Crisis y reforma.
  • 1986-1991. Desencanto.
  • 1991-1994. Brisa empresarial.
  • 1996-2000. Segunda brisa empresarial.
  • 2000-2009. Centrifugación del Sistema Nacional de Salud.
  • 2009-actualidad. Crisis ¿y reforma?.

Es muy significativo cómo denomina la que, a mi juicio, es la época oscura en la sanidad española, la inmediatamente posterior a la transferencia del INSALUD: “Centrifugación del Sistema Nacional de Salud”. Lo ha clavado.

De hecho, en la página 7, introduce una comparación entre el año 2002 y el año 2009. En este intervalo se produce un incremento del 26,2% del Gasto público del SNS en relación al PIB  (5,3% a 6,7%) y un gasto por habitante de 922 euros a 1.505 euros (incremento del 63,3%).

Entre las páginas 8 y 9 hace un análisis de las fortalezas y debilidades del Sistema Nacional de Salud:

FORTALEZAS

  • Muy buenos indicadores de salud (esperanza de vida; mortalidad perinatal e infantil; mortalidad evitable por atención médica).
  • Bajo gasto sanitario público (7% PIB frente al 8,2% del Reino Unido y Suecia).
  • Elevado nivel de equidad en el acceso a los servicios sanitarios.
  • Alto nivel de eficiencia “macro”
  • Elevada legitimación social: 69,2% funciona bien, 73,3% necesita cambios (Barómetro Sanitario).
  • Muy buen nivel de formación de los profesionales, a través del sistema MIR.
  • Cobertura de servicios amplia y buena dotación de recursos asistenciales.

DEBILIDADES

  • Aseguramiento: no universal (98,3%) y segmentado (4,82% mutualismo).
  • Gasto sanitario con tasas de crecimiento elevadas y economía en recesión.
  • 15.000 millones de € de deuda estimada (puede que sea superior) con los proveedores.
  • Desigualdades entre Comunidades Autónomas en tiempos de garantía, reconocimiento del derecho, prestaciones, calendario vacunal, etc. y fronteras sanitarias para los ciudadanos.
  • Probablemente importantes desigualdades en calidad entre centros y Comunidades Autónomas.
  • Segmentación geográfica del mercado laboral.
  • Crisis de un modelo asistencial centrado en el episodio más que en el proceso.
  • Escasa información, práctica ausencia de evaluación y casi nula trasparencia.
  • Puesto 21 del Euro Health Consumer Index (con muy bajas calificaciones en derechos e información).
  • Baja eficiencia y productividad en centros sanitarios. No existe ni autonomía ni trasferencia de responsabilidad a los centros y profesionales (gestión burocrático-administrativa).
  • Formación continuada e incentivos profesionales vehiculados de forma relevante por la industria del sector, con escasa trasparencia en las relaciones entre ésta y los profesionales.
  • No existe una auténtica profesionalización de la gestión, y probablemente hay una excesiva contaminación de la política en la gestión.

Tenemos pues unos buenos mimbres, que no sé cuánto aguantarán con las muchas y graves debilidades que manifiesta.

En la página 12 hace muchas propuestas directas. Extraigo las propuestas de GESTIÓN:

  • Gestión empresarial de los hospitales.
  • Relación laboral o de servicios de los médicos y resto del personal.
  • Externalización de servicios no clínicos
  • Descentralización de la gestión a las Unidades de Gestión Clínica.

Y al hilo de los RRHH, que bajo mi punto de vista es el nudo gordiano de cualquier reforma, extraigo tres párrafos:

“La experiencia en países con Sistema Nacional de Salud de más larga trayectoria, como los del Reino Unido o Suecia, demuestra que la relación funcionarial de los profesionales sanitario con el Sistema Nacional de Salud es la notable excepción, y no la regla. Proponer la revisión de este relevante aspecto para garantizar, no solo la sostenibilidad, sino también la calidad y eficiencia del sistema, no puede ser un atentado contra los derechos de los trabajadores, sino su defensa…”

“… carece de fundamento que las relaciones del personal auxiliar (administrativos, celadores, personal de cocina, lavandería, limpieza, mantenimiento, etc.) con el sistema sanitario público tengan un carácter funcionarial, así como que el sistema sanitario público deba gestionar directamente los servicios de soporte no clínico, existiendo una tendencia hacia la “externalización” de este tipo de servicios”

“Para profesionalizar la gestión es preciso, además de promover su reconocimiento social (incluyendo los aspectos retributivos, carrera profesional, etc.), que los gestores de los centros no sean “nombrados” sino que sean “contratados”, estableciendo unos objetivos explícitos y que sean evaluados en función del cumplimiento de los mismos”.

Y ya por último, destaco de la página 17 el siguiente texto:

Las reformas necesarias precisan de honestidad, altura de miras, generosidad y capacidad de integración y diálogo. La sociedad civil, en especial las entidades profesionales deberían propiciar un cambio en la forma en la que se abordan los problemas, desarrollando un sistema de análisis y propuesta de soluciones que abandone la senda de los alineamientos partidarios y el corporativismo y se sustente en la mejor evidencia disponible“.

En este caso, mi más cordial enhorabuena al Dr. Elola.

¿Necesitamos un cambio? 15/05/2012

Posted by alopezdelval in Política Sanitaria.
Tags:
2 comments

Incorporando a este post el apoyo de una reflexión sensata, como la que se realiza en el blog NUEVOS AIRES EN EL SISTEMA SANITARIO: Recortes, modelos y visiones.

Aparte de las urgencias económicas, creo que es fundamental trabajar para definir el Sistema de Salud que queremos para las próximas generaciones. Ahora más que nunca necesitamos sosiego y acuerdos. Necesitamos (exigimos) no utilizar la sanidad como arma demagógica.

¿Realmente cabe en la cabeza de alguien que algún partido político quiera para sus ciudadanos “desmantelar el sistema”?, como algunos están diciendo. Pues si fuera así, quien pretendiera desmantelarlo tiene muy poca visión, política en este caso, ya que se quedarían fuera de las urnas durante mucho tiempo.

Parece que en la sanidad se han conformado dos bandos, los que propugnan las reformas y los que pretenden que todo siga igual, pero con la llamada “financiación suficiente”. Esto en el momento económico actual es una entelequia.

Yo soy de los que promueven claramente una redefinición del Sistema de Salud, de su Atención Primaria, de Hospitales de Agudos, de media estancia y de cuidados, y también de cómo se financia.

Y entramos en el debate de la gestión. Y dentro de ella la gestión de los Recursos Humanos como principal elemento del cambio.

Actualmente la gestión de los RRHH en el sistema público es la ausencia de gestión. Son los sindicatos los que generalmente enarbolan esta bandera casi siempre por cesiones. Todo por la paz social. Un sistema profesionalizado y de alto valor añadido no puede basarse en el igualitarismo, que es lo mismo que igualar por abajo. Esto empobrece.

La estabilidad en el empleo está bien, hasta un cierto punto. La estabilidad total genera conformismo. La total ausencia de riesgo acaba apoltronando a las personas, y genera corrientes de opinión en contra de aquellos que tienen interés en hacer más y/o mejor las cosas.

Y esta gestión de los RRHH, al igual que en otros elementos de la gestión, hay que alejarla todo lo posible del área política. Aunque esto, reconozco, es verdaderamente difícil.

Hay que abrir con valentía el debate de la gestión privada de servicios públicos. Hay parte de la sociedad que se opone frontalmente a este debate, pero no conozco datos objetivos que me convenzan, y sí movimientos ideologizados muy organizados.

He rescatado el siguiente enlace original: La primera empresa privada en el Reino Unido que gestiona un hospital del Sistema Nacional de Salud Británico (NHS) mantendrá unos beneficios de 2 millones de libras al año, a pesar de ser un centro con una deuda de 40 millones de libras.

Sobre él hay comentarios y casi ninguno bueno. Dicho así parece que una empresa privada se está lucrando a pesar de las deudas. Pero al leer la noticia parece que es bien distinto, pues parece que el hospital no tenía viabilidad y ahora es de referencia. Sólo es un ejemplo de como se puede cambiar la visión de una realidad.

¿Las empresas no pueden ganar dinero si lo hacen bien? Los profesionales y los trabajadores sí pueden, ¿por qué no las empresas? Además en estos contratos siempre hay cláusulas de reequilibrio, si están bien confeccionados, de modo que en la gestion de servicios públicos no pueda haber más de un porcentaje de ganancias ni de pérdidas.

Y al final los pacientes lo único que buscan es que se les atienda en tiempo y forma, y que se de curso a su patología. No creo que ningún paciente ponga reparos al personal por razón de adscripción a una empresa, o religión, o color de su piel.

Aplicación del copago 14/05/2012

Posted by alopezdelval in Economía de la Salud, Planificación.
Tags: ,
add a comment

He leido la noticia en Diario Médico denominada “Hay que llevar el copago a la renta y no la renta al copago” – DiarioMedico.com, escrita por un prestigioso profesional.

Se está escribiendo mucho sobre esta materia pero raramente se puede leer cómo aplicar esta medida, la cual es de difícil aplicación en España por varios motivos:

  • La informática y electrónica todavía no es de uso universal y extensivo en el Sistema Nacional de Salud, pero sí en Hacienda.
  • Tenemos además 17 tarjetas sanitarias diferentes.
  • La implementación de un sistema de cobros, pagos  y de “controlers” en todo el territorio nacional posiblemente cueste lo mismo que lo que se recauda. Debería haber una memoria económica de ello.
  • Hay una normativa clara y exigente de protección de datos.
  • La declaración de la renta no es un signo de posición económica en aquellas personas cuyos ingresos principales no son el IRPF.

Es posible que la inmediatez y urgencia de la medida responda a un criterio económico en el plazo inmediato, lo cual es un problema importante para su aplicación, pero considero que la única manera de poder aplicar un copago progresivo es mediante medios electrónicos.

Y algunos de ellos ni aun así, puesto que si yo pago 1,95 euros por mi ibuprofeno en la farmacia y al lado mi vecino paga 2,15, evidentemente él es un paciente “oro” y yo no.

La utilización de las plataformas electrónicas de las farmacias no resuelven el problema. Sin embargo, las compañías aseguradoras en salud tienen el problema bastante resuelto hace tiempo.

Con la tarjeta sanitaria el paciente acude a los centros sanitarios. Todo va anotado pasando la tarjeta por el datáfono, simplemente. Algunas veces hay que solicitar autorizaciones que se obtienen en tiempo real.

Y al final del año se obtiene un resumen de los servicios consumidos. Y es aquí donde el Servicio Público de Salud puede hacer un balance de cada ciudadano para ser aplicado en la declaración de la renta.

A quien corresponda, que se imponga la sensatez.

Implicarnos, que es de todos. 10/05/2012

Posted by alopezdelval in Política Sanitaria.
Tags:
2 comments

Recojo en este post dos artículos, uno de La bitácora de Fran Sánchez Laguna » Cuando “las políticas” no tienen nada que ver con “la Política” y otro de Médico crítico: El lugar donde sí vivimos por encima de nuestras posibilidades.

En líneas generales, algún exabrupto aparte que obviamente no comparto, considero que son dos artículos sensatos y, sobre todo, da la sensación que escritos desde una cierta moderación y capacidad de análisis.

Quizá en España, o mejor dicho, por el Mediterráneo, tenemos siempre la virtud de encontrar un “chivo expiatorio”, de mirar para otro lado (¡Yo no tengo la culpa!). Somos verdaderamente especialistas en darle al ventilador. De hecho, si hubiera una marca nacional de ventiladores podría haber sido más famosa que la Coca-Cola.

Yendo para atrás de la situación actual del sistema sanitario, que huelga seguir hablando del agujero económico (en mi tierra se llama “boquete”, estrictamente), y después de leer a unos y otros, la culpa siempre es de otro (o mejor dicho, del otro, que no es lo mismo).

Nivel macro.

El actual gobierno se encuentra con el boquete, y más grande de los datos oficiales. El otro dice que no ha mentido. Pero también el partido del gobierno si estaba en varias CCAA gestionando la sanidad, con su correspondiente boquete.

Se toman medidas apresuradas, a mi modo de ver. No creo que gobernar la sanidad de un país se pueda hacer con “medidas urgentes”, porque eso significa que se lleva 20 ó 30 años haciendo algo mal y ahí han participado todos. La sanidad tiene que planificarse a 15-20 años vista. Pero con la situación extrema del país ¿Se podía hacer otra cosa?. No lo sé, quizá sí, pero los otros dicen que está mal hecho sin decir qué harían ellos. Es fácil disparar con pólvora del rey. El dinero es el que hay.

No a los recortes, dicen unos. Yo me apunto. Solo que ¿Quién lo paga? Huele a cierta demagogia.

Las “conquistas sociales” no pueden ir para atrás. Mi forma de verlo es algo diferente. Si en mi familia bajamos los ingresos, pues las “conquistas sociales” de mi hijo, desgraciadamente, se tendrán que ver mermadas.

Nivel micro.

¿Conocemos cuál es el porcentaje de pruebas diagnósticas innecesarias? ¿Y de estancias hospitalarias innecesarias?

¿Conocemos la calidad de la prescripción farmacéutica? ¿Podría haber intereses espúreos?

¿Conocemos los porcentajes (reales) de ocupación de quirófanos? ¿Y la adecuación de la complejidad quirúrgica al tipo de hospital?

¿Conocemos el tiempo que dedica un profesional de Atención Primaria a labores no médicas?

¿Conocemos a algún sindicato que promueva (con hechos) la eficiencia del sistema?

¿Conocemos el número de liberados sindicales?

¿Conocemos las presiones externas a las que se ven sometidos los directivos? Asociaciones, políticos, sindicatos.

¿Conocemos las veces (de media) que un español va al médico? ¿Está siempre justificado? ¿Y a urgencias?

¿Conocemos el “coste real” de los actos sanitarios? Se entiende incluyendo todos los gastos directos e indirectos.

¿Conocemos el coste por paciente del modelo Muface?

¿Conocemos los datos de absentismo en el sector sanitario público? ¿Lo comparamos con el resto de la economía?

And so on…

Corolario

Según lo que se responda a las preguntas “micro”, la verdad es que tenemos unos cuantos miles de millones de euros de capacidad de mejora. La sanidad no debe ser objeto de disputa. Hay que marcar un modelo, más o menos flexible, y ejecutarlo.

Lo que está claro es que el modelo actual está caduco, y soy de los que piensa que es económicamente insostenible.

Se dice que el PIB español en sanidad es de los más bajos del mundo occidental, con un 6,8% del PIB, como ejemplo de sistema “barato”. Lástima que, por supuesto por olvido, falta el 2,5% del PIB que supone la sanidad privada, y mientras los pacientes están en la sanidad privada no están en la pública, así que estamos en un 9,3%, muy cerquita de los paises que se suelen poner como ejemplo.

Hoy me toca hacer de Pepito Grillo. Todos estamos implicados. Todos tenemos que callar. Y su hubiera generosidad todos tendríamos que tirar del carro en la misma dirección.

Y por supuesto tomar medidas serias y profundas de cambio de modelo y de cambio de gestión.

A %d blogueros les gusta esto: